domingo, 7 de diciembre de 2014

Ventajas e inconvenientes de las compras por Internet

Comprar online es cómodo, rápido y tiene precios competitivos, pero tambien tiene desventajas, como no poder probar los productos ni comprobar su estado

El sector del comercio electrónico se prepara para una Navidad en la que numerosos ciudadanos se decantarán por esta fórmula para las compras navideñas. Este sistema consiste en la compra y venta de productos o servicios a través de medios electrónicos, como Internet y otras redes informáticas. La pujanza de esta opción para realizar compras se constata a través de una reciente encuesta de una de las empresas online del sector, Vente-Privée, donde se pone de manifiesto que un 17% de los españoles comprará los regalos navideños solo en cibertiendas. Comodidad, rapidez e, incluso, precios más competitivos inducen a que los usuarios se inclinen por este sistema de consumo, pero conviene conocer las posibles desventajas en su utilización. Tanto pros como contras se analizan en este artículo, para que los usuarios decidan si inclinarse por las compras físicas o a través de Internet.

Cada vez más personas se apuntan a hacer compras por Internet, pero ¿es mejor esta fórmula que acudir físicamente a una tienda? Para determinar si este sistema de consumo es conveniente para nuestros intereses como consumidores, hay que hacer un diagnóstico previo sobre sus ventajas e inconvenientes.

No obstante, muchas veces esta decisión dependerá del perfil de los usuarios, y no pocas en función de su edad, ya que son los consumidores más jóvenes quienes se inclinan por este modelo de consumo, tal y como recogen las encuestas de opinión de numerosas tiendas online.

Factores a favor:

Es mucho más cómodo, ya que permite hacer compras desde casa y a cualquier hora, sin largas esperas en caja ni colas interminables en los comercios.

La gran cantidad de tiendas online que proliferan en la Red están cada vez más especializadas y aplican ofertas a gran parte de sus productos y servicios.

Algunas tiendas online tienen precios más competitivos que pueden reducir el coste en más de un 20%. Algunas promociones son muy interesantes y en todas se pueden visualizar los productos.

Se puede comprar con cualquier tarjeta de crédito o débito. Se admiten los "plásticos" más utilizados por los consumidores españoles, en general, a través de sitios seguros para formalizar los pagos.

Se han incrementado los portales que adoptan mayores medidas de seguridad para proteger a los consumidores, a quienes se ofrece amplias garantías en todo el proceso de compra.

En contra:

No permite disfrutar del encanto de las compras en comercios y mercadillos, que en estas fechas aportan ese ambiente especial que tanto gusta a las familias.

La falta de contacto físico con los productos o artículos que se van a adquirir no permite probarlos, comprobar su estado ni despejar dudas que se tengan sobre ellos.

Algunas compras y devoluciones son menos ágiles que a través de los canales tradicionales de consumo y, en ocasiones, su proceso se demora durante mucho tiempo.

Es cierto que a través de los canales online pueden generarse precios más económicos y competitivos, pero también hay que tener en cuenta que el pedido se encarece con los gastos de envío, cuyas oscilaciones varían en exceso de un portal a otro.

La desconfianza que pueden tener los usuarios para realizar pagos por medio de su ordenador o encontrar portales que no brinden la suficiente seguridad.

Comprar en sitios seguros

Para formalizar las compras a través del comercio electrónico, es indispensable importar pautas para protegerse de las disfunciones que pueda tener este modelo de consumo.

Una clave básica es comprar en portales que reúnan las garantías necesarias para formalizar el proceso de adquisición de forma correcta. Así será posible defenderse ante eventuales estafas o malas actuaciones por parte de sitios que no reúnen los mínimos requisitos para ejercer esta actividad comercial.

Las compras online exigen métodos de pago a través de la red. Para ello, las empresas que operan en Internet utilizan sistemas fiables, buscan la seguridad de los datos de sus usuarios e incorporan mecanismos adecuados para realizar transacciones electrónicas de forma segura. Si algún portal no dispone de ellos, lo mejor es no hacer ninguna compra en él.